viernes, 17 de agosto de 2007

Argentina.

Argentina.

No romperé la noche ni la hoguera
si la espera me lleva aleteando,
atravesando el cielo,
volando en alas de algún tango.
No me importa volver atrás en mi camino
y volver a recorrer la pampa.
Mis sueños fueron sueños de vecino
cercano. Recorrí todo el llano, herido
de amistades hermanadas.
Me quemaron las llamas de la hoguera
del religioso sacrificio del asado.
Devoré con mis manos
cada gota de espíritu argentino.
Deambulé por las vidas privadas,
por las lágrimas, por los anhelos,
por las lábiles esperanzas
de un mañana más lúcido,
más seguro, más prístino.

Y al volver noto que me sobran,
o me faltan, pedazos de mi alma
que perdí o encontré
a lo largo de aquel dulce viaje.

2 comentarios:

Malegar dijo...

Dejaste pedacitos de alma allí, puedes, debes te tenerla grande como los grandes poetas.
:)
No sabía que habías vuelto por aquí, es una grata sorpresa.Pasaré a menudo ahora porque no quiero perderme ni uno de tus poemas.
Estáis muy guapos en la fotografía.

Besos extremeños para los dos.
Mamen.

Elba dijo...

Creo que tendré que pasar por aquí para leer tus hermosos poemas y relatos.
Gracias por el homenaje que le hacen tus versos a mi tierra.

Elba Gallenti