domingo, 9 de diciembre de 2007

Revista Literaria Remolinos - Entrevista

¿Desde cuándo comenzó a escribir? :
No soy el clásico niño prodigio. Durante el bachillerato y la vidauniversitaria, 15, 24 años, escribí alguna cosa; incluso publiqué en alguna revista universitaria. Hubo un largo parón obligatorio por incompatibilidad con mi vida profesional. Lo retomé a la jubilación, a los 65 años.

¿Qué es para usted la Poesía? :
Es intentar mirar al mundo desde una nueva ventana mágica, a base de jugar con las palabras, con las intuiciones, con los sentimientos. Es intentar que las palabras digan algo más de lo que normalmente dicen.

Cuéntenos sobre su vida, sus obras, sus proyectos, su actividad literaria:
Soy médico pediatra y pasé mi vida entre niños. (Por si fuera poco, tengo cinco hijos). Fué al jubilarme cuando retomé una vieja pasión por la poesía.Desempolvé viejos poemas y escribí febrilmente otros nuevos, obsesionado con la idea de que “sólo somos el tiempo que nos queda” y yo presiento que ya es escaso.
Publiqué los poemarios “En las zarzas del camino” en el 2005, “Memorial Inacabado” en 2006 y está prácticamente maduro un tercero, “En el dintel del tiempo”. Participé en una Antología: “Poetas de transición” y hay poemas míos en diversas revistas, tanto en papel como digitales. Traducido al italiano, he vivido el sueño de dar algún recital en Venecia.

¿Cómo define su poesía?:
Aparte de que no sería objetivo, creo que no sabría hablar de mi poesía, ya que la escribo para que sea ella la que hable por mí. Algún crítico ha dicho: “si tuviéramos que colocar algún marbete a sus versos hablaríamos de poesía existencial, centrada en las angustias del yo”. “La congoja del vivir y del morir. El terror de cada día, la duda….” “el sentimiento de que ya es tarde para todo, que está cerca la hora del último navío” “el paso del tiempo produce un sentimiento melancólico que sólo palian algunas realidades gratas: las raíces, los recuerdos y el amor”.

¿Cree qué el escritor es un ser obsesivo?:
Sí; obsesivo por no repetirme, por no caer en lugares comunes y por tratar de no describir lo evidente.

¿Cómo ve la nueva poesía de estos últimos tiempos? :
Leo mucha poesía, pero no conozco a todos los autores. Debo confesar que soy bastante conformista y que siempre encuentro algo valioso en los autores nuevos que leo. Son como nuevas ventanas al mundo. No sé los que perdurarán,pero creo que no es mal momento para la poesía.

¿Es necesario que el escritor sea un hombre comprometido? :
Lo del “compromiso” siempre despierta en mi cierto recelo. Hay demasiado panfleto disfrazado de poesía. Pienso que el poeta debe estar comprometido con la poesía; y el hombre debe comprometerse con la poesía. La poesía ayuda al hombre a mejorar sus sentimientos y sus acciones.

¿Cuál es el fin de su poética? :
Hay una respuesta tópica y típica, pero que no deja de tener su tanto por ciento de verdad: “Escribo para ahorrarme la minuta del psicoanalista”. La poesía me ayuda a pensar.

¿Cuáles son los autores que influyen en su obra? :
Sería más corto enumerar los que no me han influido. Mis primeros maestros fueron Antonio Machado, Miguel Hernández y, ante todo y sobre todo, el peruano César Vallejo. Más tarde llegaron Rilke, Walt Whitman, Pessoa, Juan Gelman… y, claro, toda la generación del 27.

¿Qué libro nos recomendaría leer?:
Matar a Platón” de Chantal Maillard. Es una poeta hispano-belga, que vive en Málaga y yo creo que es uno de los valores de la poesía española actual con mayor proyección.

¿Cómo ha cambiado su lenguaje poético a través de los años?:
Espero que mucho y que haya cambiado para bien. Creo que ha cambiado hacia la reducción y hacia el minimalismo. He tratado de podarme a mi mismo, calibrar mucho los adjetivos y decir las cosas con las menos palabras posibles.

¿Qué hace antes de escribir? :
Nada. Soy muy vago y espero que la idea venga a mí; no voy yo a buscarla. Puede resultar un tanto presuntuoso, pero el método me funciona. A veces, muy de vez en cuando, me llega una idea. Suele ser en forma de un primer verso, que es lo que condiciona el resto del poema. Luego, es como el imán en la caja de puntas.

¿Cómo ve usted hoy por hoy la industria editorial? ¿Como autor qué soluciones le daría a este problema? :
No tengo ninguna solución mágica. La industria editorial es un negocio y como tal, obra en consecuencia. La poesía, al menos en España, no vende y las editoriales son reacias. Se me ocurre que el poeta se dedique, antes de publicar, a actividades mediáticas: Jugador de fútbol, presentador de TV, cantante de Rok….jeje

¿Cree en los concursos o certámenes literarios? :
No tengo experiencia; por norma no me presento. Pero es posible que haya alguno justo e imparcial, digo yo.

¿Qué opina de las nuevas formas de difusión literaria por Internet como revistas literarias, blogs, páginas sobre literatura? :
Yo creo que es muy positivo. Es una manera fácil de que todo aquel que crea que tiene algo que decir, lo diga sin tener que hacer cola en las editoriales. El autor se siente satisfecho y si lo que ha dicho tiene valor, alguien lo encontrará.

Por último: ¿Desea agregar algo más?:
Sí, agradecer a la Revista Remolinos que se haya acordado de este humilde pediatra-poeta, a pasar de vivir recluido en este recóndito rincón del Norte de España. Felicitarles por su esfuerzo en difundir lo único que nos queda que no tiene fronteras: la poesía.

Octavio Fernández Zotes, nació en 1935 en Laguna de Negrillos, León (España).Realizó sus primeros estudios en Astorga y en León. Se licenció en Medicina en Valladolid. Se hizo pediatra en Bilbao y ejerció esta profesión durante 37 años en Galdakao (Vizcaya), donde reside actualmente. Al final de este camino, se planteó si habría vida después de la medicina. Y se preguntó: ¿por qué no en la poesía? Con tres poemarios publicados, y otro en camino, se sigue haciendo la misma pregunta sin hallar una respuesta que le convenza demasiado.

Revista Literaria Remolinos

2 comentarios:

igrgavilan dijo...

Me ha gustado leer esta entrevista...y saber que dentro de poco sacas otro libro.

¡ Ah ! Y me gusta la definición que das de poesía.

Looli dijo...

Me gusta la entrevista comenzando en desde y acabando en demasiado :)
Mil besos, poeta.