martes, 12 de junio de 2007

Recitales en Venecia

Siempre es difícil resumir a Venecia con palabras. Venecia es sensación, es sentimiento. Venecia resulta inalcanzable a las pobres palabras de los hombres. Por ello y por lo de una imagen contra las mil palabras, prefiero que sean las imágenes las que hablen.
Cuando yo, pobre poeta aficionado, fui invitado por la poeta veneciana Silvia Favaretto y por el video-poeta Cristian Panebianco, artífices ambos de la revista de poesía “La Fuente de las 7 vírgenes”, al “Festival dei giardini 2007” en el Palazzo Soranzzo Capello de Venecia, pensé que, pese a estar ya en el siglo XXI, los cuentos de hadas y las hadas madrinas seguían existiendo.
Por añadidura, la invitación incluía la participación en otra lectura de poemas, esta vez en la Scoletta dei Calegheri, lo que conllevaba el altísimo honor de compartir estrado con poetas tan prestigiados y prestigiosos como : la veneciana Silvia Favaretto, el siciliano Carmelo Panebianco o la triestina Gabielle Valera Griuber; comprenderéis que entonces uno no puede por menos de sentir el ego hinchado y la necesidad de proclamar su alegría y comunicarla a sus amigos del blog.

Añadamos a todo ello la magnificente hospitalidad de Silvia, de Cristian, de Franco y de Andreina, perfectos anfitriones y guías por los intricados vericuetos de fonndamentas, canales, puentes, iglesias y palazzos, que forman la gloria de Venecia y forzosamente uno se ve obligado a hacer público su más sincero y entusiasta agracemiento.

4 comentarios:

Rafa León dijo...

La verdad es que en las fotos que me enviaste se os veía a todos muy felices. Y Silvia y Pili guapísimas. Oye, con eso de haber estado codeándote también con las altas esferas políticas venecianas, ¿no te habrá dado por meter mano a ninguna concejala transalpina?, que mira que te conozco, jajajajajajaja.

Bueno, enhorabuena a todos y a repetir pronto experiencia.

Abrazos

igrgavilan dijo...

Me alegro mucho tanto del éxito poético como de la excelente experiencia.

Amado Gómez Ugarte dijo...

Y lo que no dice Octavio es que le ofrecieron un puesto de gondolero de honor de los canales, y lo rechazó porque el sombrero le quedaba pequeño. Ja, ja...

Enhorabuena por la recién adquirida internacionalidad.

Anónimo dijo...

Todo un gusto tenerte en nuestro humilde departamentito, Octavio. Abrazos a tu hermosa Pili.
Silvia