miércoles, 28 de agosto de 2013

Tú, yo y en medio nada.

Mundo mudo cuando tú te callas.
Sólo de tu estar nace la calma.
La pátina, el tiempo, la costumbre,
y un rescoldo de fuegos ya transidos
hacen tibia la vida alrededor,
la tarde mansa:
tú mi único abrigo,
mi último asilo.
Van pasando los días como sin darse cuenta.
Revive el ardor cuando me hablas.
Un halo, un vaho de años nos envuelve
y hace fácil el aire
en que nos respiramos.
Contenidos y a esperar, juntas las manos.
Tú, yo y en medio

nada.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Precioso, sin palabras... Y en medio ToDO!!

angelamendez 2010@gmail.com dijo...

Sin palabras... Y en medio ToDo