jueves, 3 de abril de 2008

Las mañanas.

Han llegado las horas cansinas del otoño
y el viento mortecino de la siesta,
en el poniente,
me lleva en aras de otros aires, de otras fuentes…
Adolezco de una paz que se me escapa.

Si hallara un corredor sonoro
para la brisa de la tarde
o el perfume tenaz de las manzanas…;
si aún hubiera tiempo para seguir buscando
el casto rubor de les mañanas…

No pido demasiado;
sólo le pido a los amaneceres
que, al encenderse la luz en la ventana,
pueda encontrar, entre las otras luces,
esa luz tuya, límpida y diáfana,
que sin relámpagos fulgentes;
casi de modo imperceptible
y sin que tú lo sospeches,
me alumbra y me acompaña.

Sentirme en comunión con tus miradas.
Que no me agobien las tardes del estío;
que no me adormezca en el mecerse de las olas;
ni en el sueño irreal de barcarolas,
ni en los amores de los cuentos de hadas.
Que siempre me despierten las gotas del rocío
y el encontrarme contigo levemente
en el perfil del alba
asidos de la mano y de la calma
para seguir el rumbo y el camino
de las jornadas comunes que nos faltan.

Consolidar el tiempo con el lazo fuerte
de un abrazo entre las dos miradas
con el contacto suave de los dedos trémulos,
en una proyección que nos conjugue
hacia un mañana total y sin distancias.

1 comentario:

Celulite dijo...

Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my blog, it is about the Celulite, I hope you enjoy. The address is http://eliminando-a-celulite.blogspot.com. A hug.